PASSIVHAUS

Motivos para construir una casa Passivhaus

La directiva europea 2010/31/UE establece que todos los edificios (públicos y privados) que se construyan a partir del 31 de diciembre de 2020 tienen que tener un consumo de energía casi nulo.

En la actualidad, en España no existe todavía definición de edificio de consumo de energía casi nulo.

El estándar Passivhaus nació en Alemania hace ya más de 25 años, y en él se establecen unas pautas muy claras para conseguir edificios con un muy bajo consumo de energía con un alto grado de confort.

La certificación Passivhaus es otorgada por el Passivhaus Institut que es un organismo privado independiente. Para conseguirlo, es necesaria una definición muy exhaustiva de proyecto y una correcta ejecución en obra.

El Passivhaus no establece un sistema constructivo ni un uso de materiales concreto, si no que establece los siguientes límites:

  • Demanda de calefacción < 15 kw/h m2
  • Demanda de refrigeración < 15 kw/h m2
  • Renovaciones aire: 0,6 renovaciones/hora

En la práctica, estos valores se traducen en:

  • Reducción del consumo energético de las viviendas hasta en un 85% si lo comparamos con edificios construidos bajo normativa española.
  • Temperatura interior muy estable: viviendas calientes en invierno y frescas en verano, sin corrientes de aire.
  • Gracias al sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor, el aire interior siempre está limpio y las viviendas son más saludables, y no tienen ruidos, ni humedades ni polvo.
  • El sobrecoste de construcción se amortiza en pocos años, gracias al ahorro en calefacción/ refrigeración.
  • Elevado confort interior.

Premisas para construir una casa Passivhaus

Los conceptos básicos a tener en cuenta a la hora de construir una vivienda Passivhaus son los siguientes:

1. Diseño

A la hora de diseñar el edificio es importante tener en cuenta estrategias bioclimáticas en función de la ubicación de la vivienda, analizando la orientación de la parcela y el clima del lugar.

En invierno, se busca un uso eficiente del sol, aprovechando su energía para iluminar y calentar la vivienda. En verano, se utilizan estrategias pasivas de refrigeración mediante sombras y ventilaciones cruzadas.

2. Aislamiento y ausencia de puentes térmicos

El aislamiento ha de ser continuo en todo el perímetro de la envolvente evitando puentes térmicos que produzcan pérdidas energéticas.

3. Ventanas de altas prestaciones

Es el punto más débil del cerramiento. Por ello, se colocan ventanas de altas prestaciones don dobles y triples vidrios y se presta especial cuidado en su colocación para evitar infiltraciones de aire no deseadas.

4. Hermeticidad

La vivienda ha de ser estanca. Para comprobarlo se realiza un ensayo llamado test de Blowerdoor. Para certificar la vivienda, el resultado del test ha de ser inferior a 0,6 renovaciones/hora.

5. Sistema de ventilación

Para garantizar la salubridad y evitar las pérdidas energéticas, los edificios se ventilan mediante un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor.

Uso de materiales

Para escoger los materiales más sostenibles posibles, se puede realizar mediante la metodología del Análisis del Ciclo de Vida de los Materiales, que evalúa el impacto ambiental de cualquier tipo de producto o servicio durante toda su vida útil: fabricación, puesta en obra y demolición.

Desde el punto de vista de ciclo de vida, la reducción del impacto medioambiental de los edificios pasa por el uso de materiales renovables y/o reciclados como la madera, las fibras animales o vegetales, las pinturas y barnices naturales,… con bajo nivel de procesado industrial.

La certificación Passivhaus garantiza un muy bajo consumo energético y es compatible con otros sellos de certificación medioambiental, como por ejemplo el sello Verde del Green Building Council España.

Sistema de calefacción/climatización ecológico

Desde mayo de 2015, el Instituto Passivhaus ha añadido un nuevo concepto en la certificación: La energía primaria renovable (EPR).

Este concepto está relacionado con el objetivo de la Directiva 2010/31/UE de conseguir Edificios de Consumo Casi Nulo, en el que la energía consumida deberá ser aportada por fuentes de energías renovables producidas in situ o en el entorno próximo.
El concepto de generación de energía primaria renovable, además de un ejemplo para los modelos de edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB), convierte a las casas pasivas en una solución atractiva para la transición energética. De esta forma, se ofrece al mercado una herramienta avanzada para certificar soluciones altamente eficientes con una generación importante de energía renovable.